PITA

       Mi madre no puede seguir al cargo de su gatita. Está ya mayor y cuida todos los días de mi sobrino y en menos de un mes le viene otro. El problema es que está empezando a andar y ya le ha bufado unas cuantas veces. Encima cuando tiene el celo molesta a los vecinos y está continuamente con disputas por este tema. Tenemos una familiar monja que está dispuesta a llevarsela a su convento pero nos da miedo porque le quitamos las uñas delanteras y hay más gatos allí.

pita

pita

pita

Él es tu amigo, tu compañero, tu defensor, tu perro. Tú eres su vida, su amor, su líder. Él será tuyo siempre, fiel y sincero, hasta el último latido de su corazón.
A él le debes ser merecedor de tal devoción. NO ABANDONES !!!

© 2009 Alborada Protectora Aragonesa de Animales